fbpx Skip to main content

Desde Impact Hub y gracias al apoyo del Ajuntament de Barcelona y Barcelona Activa, hemos lanzado un proyecto de sensibilización para dar a conocer cómo podemos tener una vida más sostenible cambiando algunos hábitos de compra. ¡Revívelo aquí!

 

En Impact Hub Barcelona, trabajamos para promover hábitos saludables tanto para nosotros como para el medio ambiente. Bajo esta premisa nació Cultiva’t, un taller experiencial que quiere impulsar que nuestras compras sean más sostenibles y conscientes y que hemos realizado de la mano de la consultora en economía circular Inèdit y de la ONG Surfrider

En el Mercat del Ninot de Barcelona, juntamos a un grupo de 8 personas y decidimos dividirlo en dos equipos. Cada uno de ellos, realizó su propia compra. El primer grupo, siguiendo criterios de sostenibilidad. Es decir, teniendo en cuenta aspectos como la proximidad del producto, que fuera de temporada y comprado a granel o con el menor envase y envoltorio de plástico posible. El segundo grupo, en cambio, llenó su carrito sin usar ninguno de esos criterios, sin pensar en la procedencia de los alimentos o el uso de bolsas de plástico para transportarlo. 

Uno de los propósitos fue crear grupos heterogéneos, buscando así también variedad de perfiles en el taller. Formaron parte de la propuesta perfiles reconocibles como Daniel Jordà, prestigioso panadero de Barcelona cuyo Panettone fue galardonado con el título de mejor Panettone de España en 2021; Silvia Tarragona, creadora del blog de recetas de cocina natural y sin complicaciones ChupChupChup; la creadora de contenidos vegana Lorena Salas de Dates and Avocados, el actor catalán Albert Ribalta y la actriz Marta Pérez de la compañía teatral T de Teatre. También Carlotta Cruz, miembro de Impact Hub Barcelona, Mónica Peccioloni, arquitecta y diseñadora de espacios jubilada y Eloi Fábrega, joven apasionado del ciclismo de montaña. 

Primer paso: la compra 

La compra duró una hora y los participantes tuvieron que completar y buscar en el mercado una lista de ingredientes que les había facilitado Inèdit. El objetivo de realizar la compra en las mismas paradas era demostrar que, incluso en un mismo punto de compra, pueden tomarse decisiones más o menos sostenibles. Muchas veces existe la concepción de que para comprar de manera consciente y responsable con el medio ambiente hay que visitar tiendas especializadas o hacer grandes esfuerzos, ¡y no! Muchas veces se trata de conocer los criterios a seguir: de aquí el sentido de Cultiva’t.

Y ahora…¡análisis y reflexión! 

Llenar los cestos fue solo la primera parte del taller. Una vez completada la compra, el equipo de Inèdit tenía preparada una dinámica de cálculo de la huella de carbono de los alimentos comprados. Así que cada grupo se puso a calcular la suya y comprobar el impacto medioambiental de las decisiones que habían tomado minutos antes en el interior del mercado. Fue entonces cuando descubrimos algunos datos sorprendentes. Por ejemplo: la carne de ternera catalana tiene un impacto seis veces más perjudicial que unas manzanas de Nueva Zelanda. ¿Puedes creerlo? ¿O que el aceite en envase de un solo uso de cristal genera más emisiones de carbono que en un envase de plástico? ¡Increíble! Esto se debe a que para producir un kilogramo de carne de ternera se necesita una explotación y consumo del suelo y del agua superior al de las frutas cultivadas en Nueva Zelanda, resultando en que el impacto de las emisiones del transporte no sea tan relevante en el caso de las manzanas. Por otro lado, si un envase de cristal solo va a usarse una vez, resulta más contaminante que uno de plástico, ya que su transporte, al ser un material más pesado, genera más emisiones. 

Una vez finalizadas las explicaciones de Inèdit, hubo tiempo para que Surfrider también regalara a los participantes dosis de conocimiento. La ONG explicó la problemática de los residuos plásticos en el mar y cómo con su iniciativa intentan sensibilizar sobre la situación organizando talleres de limpieza de playas y otras actividades. Durante su exposición, insistieron que “hay una demonización del plástico en general, pero el problema no es tanto el material, sino el uso que le damos”. Por ello, recomiendan dejar de comprar productos que estén sobre envasados y alejarse de la cultura de los envases de un solo uso

La forma en que consumes y te alimentas puede cambiar el mundo

Con Cultiva’t, lo hemos confirmado (de nuevo): qué tipo de producto escogemos en nuestros supermercados, tiendas y mercados tiene un impacto directo en el planeta. ¡Hacerlo de manera consciente puede suponer un gran cambio

En febrero del 2022, el Ministerio de Consumo publicó el Informe de Sostenibilidad de Consumo de España en el que se pone de manifiesto que la alimentación genera el 52% del impacto medioambiental del total del consumo en el país. Con pequeños cambios, podemos generar mayor reducción de emisiones y contaminación, ¡sin grandes esfuerzos! 

Así quedó demostrado durante la mañana en que celebramos Cultiva’t: la clave reside en elegir bien los productos que compramos y adoptando criterios conscientes de compra basados en la estacionalidad, la proximidad o el envasado

Leave a Reply